Facebook Timline

Hace pocos días Facebook presentaba sus últimas novedades en el f8, evento donde anualmente suele anunciar sus nuevos cambios.
En varios blogs muy importantes y conocidos (Mashable, Techcrunch…) caldeaban el ambiente diciendo que Facebook iba a redefinirse y a cambiar el Social Media. Y creo que en parte ha sido así, al menos yo me he quedado muy sorprendido, y para bien.

Lo que más me ha gustado es Timeline,

la nueva forma que la red social de Marck Zuckerberg nos presenta nuestro perfil. Es absolutamente alucinante. De una forma súper visual te muestra los acontecimientos más importantes de tus últimos años. Y no sólo de los últimos años desde que tienes Facebook, incluso si has puesto tu fecha de nacimiento puedes retroceder hasta ella. Además puedes añadir nuevos acontecimientos en cualquier sitio de tu Timeline desde el día que naciste hasta la actualidad.

Por cierto, creo que Facebook se ha merendado con patatas a Google+. Si bien cuando lo presentaron lo vi con muy buenos ojos, con novedades muy interesantes y novedosas se ha ido desinflando. Primero porque creo que no tiene hueco, y segundo porque Facebook las ha copiado durante estas últimas semanas, y en el pasado f8 dio un salto adelante que dejó a la red social de Google a muchísimos pasos atrás.

Volviendo al tema, navegar por ese Timeline es una experiencia ya no sólo espectacularmente visual, sino digna de ver. Es una muy buena forma de recordar lo que nos ha ocurrido en los últimos años.

Este nuevo Timeline nos invita a compartir desde los eventos y acontecimientos de nuestras vidas más importantes, hasta los más pequeños. Pretende ser un sitio donde dejemos toda nuestra información.

A raíz de esto, mucha gente se quejaba acerca de la privacidad. “Yo no voy a contarle a Facebook toda mi vida para que la vean todos” que decían algunos.
Sin embargo yo no lo pienso. Lo que sí que pienso es que en Facebook se ha desvirtuado la palabra “amigo”. Se acepta como tal a cualquier ex compañero de colegio/universidad con el que apenas hablábamos. Se acepta a cualquier persona que conoces una noche de fiesta con algún colega. En definitiva, al final tenemos a más semi desconocidos que amigos de verdad.

No hay que olvidar que por muchas herramientas para mantener nuestra privacidad nos ponga Facebook, muchas veces nos olvidamos de la más importante: nosotros mismos. Al contrario que en Twitter, donde sí que sigo y dejo que me siga muchísima gente, en Facebook sólo acepto a personas que realmente son mis amigos, como a otros que aunque no les conozca en persona he desarrollado con ellos amistad de manera online o me interesa especialmente leerles. No acepto a cualquiera que me suene un poco de Twitter, o a gente desconocida, a gurús del Social Media…

Es por ello que no tengo ningún problema en compartir tanta información personal y tantas fotos allí, sólo las ve gente con la que tengo un grado medio/alto de confianza o a quienes quiero seguir con algún motivo concreto por determinados motivos.

Así que yo sí que le voy a seguir el juego al nuevo Timeline, voy a compartir incluso más cosas que antes. Dentro de unos años, repasar todo esto será una experiencia increíble.

Os recomiendo que reviséis bien vuestra lista de amigos en Facebook y valoréis a quienes podéis considerar realmente como tales. Yo ya lo estoy haciendo.

Share