cable

Hoy vuelvo al trabajo después de una semana de vacaciones.

Para los más cotillas diré que he estado en Galicia disfrutando de una compañía inmejorable, unos sitios increíbles y una comida deliciosa.
Momento tomate finalizado iré al grano.
Han sido unas vacaciones realmente cortas, 5 días laborables más dos fines de semana (es lo que tiene empezar a trabajar a mitad de año, que tienes la mitad de vacaciones que el resto, pero no me quejo la verdad).

Hay gente que cuando se va de vacaciones se marca como reto el estar todo el tiempo que duren sin conectarse a internet, una postura que respeto mucho.
Pero a mi me gusta justo lo contrario.
Para mi no es una liberación el no estar conectado a internet, me gusta saber que siempre que quieras puedo tener acceso a ella a través del iPhone o del iPad (los he usado muchísimo en vacaciones).

Me gusta estar conectado, es más, me encanta estar conectado. Ni me supone una carga ni sentir que estoy enganchado.
Es un lujazo poder conectarme a Twitter para compartir con los demás fotos de los paisajes o las comidas de las que disfruto. Aprecio mucho el leer mis feeds de Google Reader cuando tengo unos minutos libres.

Como digo entiendo que haya gente no le guste esto y busque lo contrario, pero sé que tampoco soy el único al que no le gusta desconectar del todo cuando está de vacaciones.

¿Vosotros sois de los míos o preferís volveros totalmente 1.0 en vuestras vacaciones?

Imagen cortesía de Don Solo con licencia Creative Commons.

Share