cobra.jpeg

Hace muchos meses, en Septiembre, escribí una entrada llamada “Tenemos lo que nos merecemos”. En ella criticaba el hecho de que en España ostentemos el dudoso récord de ser el país que más ediciones de Gran Hermano ha emitido.
Y más que quejarme de que TeleCirco siga emitiendo ediciones sin respiro, la critica la dirigía hacia los millones de personas que siguen cada edición.

He rescatado el título de aquella entrada porque tengo el mismo sentimiento ahora con todo el tema de John Cobra.
Supongo que estaréis al tanto de quién es y de su lamentable actuación en la gala de Eurovisión que emitió TVE 1 el otro día, si no en Youtube podréis encontrar la “actuación” sin problemas.

Sobre la actuación de Cobra poco comentaré, está claro que iba a liarla, no sé si alguien esperaba otra cosa. Sobre que la realización del programa me pareció bochornosa tampoco, porque era bien fácil silenciarle el micro, no enfocarle todo el rato, etc.. pero no lo hicieron, buscaron el morbo.
Pero lo que realmente me indigna es el circo que se está montando a posteriori.

He leído que le van a invitar a Sálvame o un programa basurero de esos y va a cobrar un pastón. Eso no lo critico, aunque no me parece bien, cada cadena que se gaste el dinero como quiera. Lo que me parece indignante es que estoy completamente seguro de que el programa batirá récords de audiencia ese día. Al ser tal éxito no tardaremos en verle en otros programas de la misma calaña o en el mismo más veces. Y eso ya no es culpa de las cadenas, es culpa nuestra.

¿Por qué nos interesa tanto un personaje así? El tío ya hizo su numerito en la gala del otro día pero ¿tenemos que seguir riéndole las gracias? No entiendo como seguimos elevando tanto a este tipo de gente.
Lo mejor que podría pasar según mi punto de vista es hacerle el vacío. Que la gente pasara de él y no estuviéramos pegados a la tele cuando salga en pantalla de nuevo. Sería una forma de decirle: “ale ale, ya pasó, ya tuviste tus 15 minutos de fama, vuelve a casita”. Pero en vez de eso le reiremos las gracias, lo encumbraremos, el tío se forrará a nuestra costa, y cuando aparezca en escena otro personaje similar lo repetiremos.

Porque como ya he dicho, no existe la telebasura, sino los espectadores basura.

Imagen cortesía de Pandiyan con licencia Creative Commons.

Share