follower_twitter

Hoy no hay Twittervista, les doy descanso que si no a este ritmo en un mes ya no se me ocurrirá a quien entrevistar.
Aun así, escribiré sobre Twitter.

De vez en cuando leo en mi timeline a gente que se sorprende, se queja o incluso se mosquea de que les sigue alguien y si al cabo de un par de días no les han devuelto el follow, les dejan de seguir.
Pues he de reconocer que yo también hago eso, pero no por la razón que muchos podéis pensar, que es que sólo sigo a gente por aumentar mi número de seguidores, y si no me siguen a mi les desfolloweo. No va por ahí, al menos en mi caso.

Yo puedo estar muchos días sin seguir a nadie nuevo y de repente un día me da por seguir a 8 ó 10 personas nuevas.
A esas personas las sigo porque las veo en algún Follow Friday o porque veo que intercambian muchos tweets con gente a la que ya sigo, así que me leo un poco por encima sus timelines y si me parece interesante lo que escriben, les sigo.
Como ya he dicho, no les sigo pensando en que me sigan y tener más followers. El caso es que cuando sigo a alguien, me gusta que me siga a mi también (como a todos supongo) para que así pueda haber algo de interacción. Lo que más busco cuando sigo a gente nueva es pensar que en algún momento nos haremos algún reply.
Y claro, eso no pasa si una de las dos personas no sigue a la otra. Puedes hacerle replies tu a la persona que sigues, pero si esa persona no te está leyendo a ti, es un poco como jugar al frontón comparado con el tenis.

El caso es que a esas personas a las que sigo y al cabo de unos días no me han seguido a mi, los dejo de seguir.
De todas formas, no ocurre siempre así. Sigo a varias personas que no me siguen a mi, y no pienso dejar de seguirlas.
¿Qué hace a esas personas tan especiales? Pues que son twitters a los que no me importa que no me sigan porque twittean cosas realmente interesantes, o porque les admiro o les sigo por su blog o podcast.
A esas personas las voy a seguir sí o sí por esos motivos, sus tweets me parecen tan interesantes que me gusta leerlos todos los días.

Así que la próxima vez que os molesteis u os quedéis sorprendidos cuando eso ocurra, pensar que quizá esa otra persona buscaba lo mismo que yo, reciprocidad, no por hacer un +1 en su número de followers, sino porque quizá buscaba poder interactuar con vosotros bilateralmente.

Si os ha pasado alguna vez, o tenéis alguna opinión sobre el tema, os invito como siempre a que la escribáis más abajo.

Imagen cortesía de toettoet con licencia Creative Commons.

Share