belgica

Como sabréis si habéis leído la entrada anterior, este puente estuve en Bélgica con mi familia visitando a mi hermano mediano que está de Erasmus en Amberes. Lo pasamos genial y al contrario que en Barcelona, hizo un tiempo perfecto, siempre soleado y sin demasiado frío.

Visité varias ciudades, cada una con su encanto particular.

Amberes

amberes

Nuestro “campo base”, donde teníamos el hotel y pasamos la mayor parte del tiempo. No conocía mucho Amberes y me sorprendió gratamente. Es una ciudad en la que hay cada edificio de estilo antiguo totalmente espectacular, simplemente preciosos. Calles adoquinadas, con este tipo de edificios, llenas de bicicletas (algo muy común en el norte de Europa, donde tienen preferencia sobre los coches), de gente en manga corta aunque tu estés pasando mucho frío… La plaza de la catedral es espectacular también, presidida por una estatua de Rubens, con la catedral al fondo, el hotel Hilton y llena de bares y restaurantes de lo más variado.

Además es curioso porque es una ciudad que tiene tranvía por todos lados y cuando menos te lo esperas te pasa a un par de metros tuyo a toda velocidad, incluso yendo con coche hay tramos en los que vas por su vía y acojona un poco la verdad.
Una ciudad encantadora.

Brujas

brujas

Brujas tiene fama de ser una de las ciudades más bonitas de Bélgica y no lo desmerece en absoluto. Fue la ciudad que más me gustó con diferencia de este viaje. Casas típicas del norte de Europa con las “fachadas-escalera”, la plaza central, y los canales que rodean y se meten por la ciudad. Por 7€ puedes dar una vuelta de media hora en barca por los canales, totalmente recomendable.

Gante

gante

Estuve muy poco en Gante pero me fascinó también. La plaza central donde se juntan los grandes edificios de la ciudad es impresionante, además también la cruzan canales, aunque en estos no nos montamos.

Bruselas

bruselas

Me dejó bastante frío. La plaza central es espectacular y alucinante, pero salvo eso se nota que es una ciudad “más ciudad”. No es que sea fea pero no se acerca ni de lejos a Brujas o Amberes. No pudimos ir a la tienda de Tin Tin, pero sí vimos el Maneken Pis, muy pequeñajo y con una ropa un poco fea, pero el gofre que nos comimos a su lado de fresas naturales con nata no tuvo precio (bueno sí, 5 eurazos, pero merecidos). El Palacio Real es enorme y muy bonito, digno de ver.

Obviamente está todo muy resumido, en los próximos días iré subiendo a mi perfil de Flickr muchas fotos del viaje, así que si queréis ver más de mi viaje a Bélgica, allí las tendréis.

¿Alguno de vosotros ha estado alguna vez por allí?

Share