iphone blackberry.jpg

Llevaba varios días intentando escribir un post pero no he podido, acabo tan cansado últimamente el día que no tenía ánimos para ponerme a bloguear.
Por suerte, ya que de esto no me puedo quejar, tengo trabajo, mucho trabajo últimamente.

Y precisamente éste es el motivo de este artículo.

Una de las cosas que más claras tengo es la separación entre el ocio y el trabajo. Por motivos de éste último, llevo tiempo viendo que uno no puede dejar su oficina a las 7 de la tarde y despreocuparse totalmente hasta las 9 de la mañana del día siguiente. No me malinterpretéis, no es que tenga que estar haciendo horas extra o trabajando de más, pero a veces, y sobre todo a la gente que trabajamos con internet, ocurren cosas fuera de horas de trabajo que requieren que les prestemos algo de atención.

Por ejemplo (me lo estoy inventando, que conste), si llevas una página de una empresa y un descerebrado a las 10 de la noche se pone a despotricar y a insultar a todo el mundo, eso no puede quedar así hasta el día siguiente.
O en fin de semana por ejemplo, por mucho que uno acabe de trabajar un viernes, si un sábado a un imbécil le da por cagarse en la madre de todos los de la marca que llevas en tu muro de Facebook pues algo hay que hacer.

Lo que ocurre es un conflicto de intereses, por un lado estás en tu tiempo de ocio, pero por otro lado uno tiene una responsabilidad y hay que cumplir con ella.
Hace poco configuré el correo de trabajo en mi iPhone, y me empezaron a llegar muchos emails. Cuando escuchaba la alerta de un nuevo correo ya no era sólo algo de ocio, podía ser trabajo, y no me gustaba. Mi iPhone es parte de mi ocio y no lo quiero mezclar con el trabajo. No quiero abrir la aplicación de correo de mi teléfono personal y encontrarme con trabajo.

Es por esto que estoy pensando muy seriamente el hacerme con un móvil exclusivamente para uso laboral, más concretamente una BlackBerry. Sería un móvil como ya digo de uso profesional, donde sé lo que me voy a encontrar si me llega un email fuera de horas de trabajo, donde sé que si alguien me llama no es por ocio precisamente.

No busco una BlackBerry potente, para teléfono potente ya tengo mi iPhone 4. Sin embargo sí quiero un teléfono con el que pueda escribir muy rápido, y nada mejor que el teclado de las BB. De entre todas las ofertas que he mirado, está la BlackBerry Curve 8520, la más básica de todas. He preguntado por Twitter y mucha gente no me la recomienda por eso, es muy básica. Pero como digo, para teléfono potente ya tengo el iPhone. Con la BB busco un móvil centrado en email, llamadas y un buen teclado físico, no quiero virguerías, ni cámara de fotos/vídeo potente, ni Retina Display… lo quiero para lo que lo quiero. Aunque si fuera muy básica, la 8900 tampoco la veo mal.

Además, y al ser para un uso tan específico, no me quiero gastar mucho dinero, de ahí que haya pensado en esa BB, que me sale a 0€ y a pagar al mes unos 20€. No es mucho dinero, pero también sería un gasto más que añadir a mi bolsillo. Aun así creo que mi tiempo de ocio bien merece 20€ mensuales.

Así que en esa encrucijada estoy, ¿doy el paso y me hago con un dispositivo con un uso tan concreto? ¿Lo meto todo en mi móvil personal y mezclo ambas cosas? ¡Aconsejadme!

Imagen cortesía de Ninja M. con licencia Creative Commons.

Share