kindle.jpeg

Si le seguís la pista al blog desde hace unos meses, sabréis que he tenido un Kindle, del que hice una review y otra en vídeo por cierto. El tiempo, unos tres meses, me leí unos cuantos libros, vamos que le di un buen uso.

Cuando lo encargué me dije a mí mismo que iba a leer muchísimo más y que le iba a dar un uso brutal, y fue así a medias. Es cierto que leía bastante más que antes, pero tampoco llegué a uno niveles tan altos de lectura como para haberme gastado 230 euros en un dispositivo que sólo vale para eso.
Últimamente estoy leyendo a bastante gente de la que sigo en Twitter que se han comprado un lector de eBooks o están a punto de hacerlo, y como usuario de uno que he sido les aviso y les digo lo siguiente:

“A menos que leas MUCHO y durante ratos MUY largos, no merece la pena comprarse un dispositivo que SÓLO hace eso.”

Y es que es así como lo veo, un lector de eBooks cuesta desde 230 euros hasta 300 y más, y con él lo único que puedes hacer es leer libros. Nada más.
Un eReader puede ser una muy buena opción para quien lea mucho, del orden de tres o más horas al día y durante bastante rato seguido. Si eres de los que les gusta leer un ratito antes de dormir, en mi opinión comprarse un eReader es una tontería.
Y ojo, que insisto que yo he tenido uno, sé de lo que hablo.

Al principio estarás muy emocionado y leerás mucho, estarás muy feliz de haberte resistido al iPad (o a cualquier otro dispositivo similar cuando los haya) pero te aseguro que o eres de los que lee realmente mucho o te acabarás arrepintiendo. La euforia de leer mucho por tener el eReader recién comprado se pasará a las pocas semanas y volverás a leer como antes, y es entonces cuando pensarás por qué no ahorraste un poco más y te compraste un dispositivo que pueda hacer más cosas.

He tenido la oportunidad de tener un iPad (son dos los que he tenido en mis manos ya) y en la aplicación de iBooks el brillo se puede bajar hasta límites muy bajos, en los que la lectura no creo que resulte muy incómoda. Os aseguro que ni os quedaréis ciegos ni se os secarán los ojos.

Así que como ex usuario de un Kindle y futuro usuario de iPad, os recomiendo que lo penséis muy bien. Pensad si de verdad vais a leer tanto como os imagináis. Si lo hacéis perfecto, un lector de eBooks es vuestro cacharro ideal.
Pero si habéis dudado leyendo este artículo aunque sea por un segundo, volvedlo a pensar bien.

Share