apreton de manos.jpeg

Como todos sabréis, soy bastante fan de las redes sociales. No de todas pero especialmente en Twitter soy muy activo. Me encanta conocer a gente nueva, poder conocerlos luego en la vida real y seguir con esa amistad que se ha creado en el mundo virtual.

Pero todo esto tiene un pequeño problemilla… muchas veces se crea una falsa sensación de cercanía que hace que mucha gente se tome demasiadas confianzas con personas con las que nunca ha interactuado o lo han hecho pero con una o dos frases.

Lo explicaré mejor con un ejemplo que me pasó a mi hace pocos días, espero que la otra persona si lee esto no se enfade, que ya quedó todo bien aclarado y sin malos rollos.
El caso es que iba yo tan tranquilamente por la calle cuando veo que me llega un mensaje privado a Twitter, lo abro y era de un chico con el que me llevaba siguiendo pocos días si no recuerdo mal. Al leer su mensaje me quedé un poco alucinado, no lo voy a citar tal cual pero básicamente decía:

“Pero tío tu quien eres que tuiteas tanto??? Estás loco o qué??”

Como podréis imaginar, me quedé flipando, seguro que si había alguien mirándome en ese momento lo debió notar en mi cara.

El caso es que era una persona a la que no conocía de nada, ni habíamos intercambiado ningún mensaje ni reply ni nada, y lo primero que me dice es eso. Primero le contesté educadamente diciéndole que si le parece que yo escribo mucho en Twitter (que reconozco que lo hago), mucha de la gente a la que sigo escribe como yo o más. El problema estaba en que este chico seguía a 10 personas y se ve que los otros 9 no tuitean mucho y claro, su timeline debía ser un monólogo mío, aunque no es excusa. El siguiente privado que le mandé le decía que si le parecía normal que nuestro primer contacto directo en Twitter fuera de ese modo.
Que conste que se aclararon las cosas, se disculpó y al final la cosa quedó en nada. De hecho ya hemos intercambiado más replies y hay buen rollo.

Esta es una de esas típicas situaciones a las que me refiero de falsa cercanía. A ver, no conoces a una persona de nada pero como le lees todos los días y a lo mejor has intercambiado un reply con esa persona te parece que quizá hay más confianza de la que hay en realidad.
Conozco más casos que me han pasado a mi o he visto en otras personas donde ocurren cosas similares, quizá no tan directa como la que cuento más arriba eso sí.

Lo que pasa es que Twitter, Facebook o Tuenti, redes donde seguimos a nuestros amigos pero también a gente a la que no conocemos, tienen ese “problema”. Leemos a alguien todos los días y se convierte en una persona más de nuestra vida en la red y tendemos a confundir las cosas.
Es cierto que la forma de relacionarse con la gente puede llegar a ser muy diferente en internet y en el mundo real, pero hay ciertas cosas que tendríamos que mantener de la misma manera. No porque leamos todos los días a alguien podemos tratarle como un colega si nunca hemos cruzado ni una palabra con esa persona.

¿A vosotros os ha pasado alguna vez ese exceso de confianza con alguien al que no conocéis de nada? A ver si abrimos un nuevo debate en los comentarios 🙂

Imagen cortesía de just.Luc con licencia Creative Commons.

Share