firma iphone.png

Hace no mucho tiempo que he cambiado la firma de mis emails cuando los envío desde el iPhone, es la siguiente:

“Enviado desde mi dispositivo móvil.”

Con esa firma quiero dar a entender a la persona que recibe y lee el email que no he escrito desde casa, sino probablemente desde la calle.

¿Y esto aporta algo?

Quiero pensar que sí. Quiero pensar que al leer esa firma en un email puedes pasar por alto posibles faltas ortográficas, perdonar que sea una respuesta corta y concisa, o entender el por qué del posible retraso al contestar.
Para nada es querer fardar de tener internet en el móvil. Si quisiera fardar dejaría la firma que viene por defecto en el iPhone:

“Enviado desde mi iPhone.”

Esa firma sí me puede parecer más pretenciosa, aunque gente que no haya entrado en ajustes más avanzados no la habrá cambiado y no quiere decir que se la dejen para fardar de teléfono móvil.

(Aclaración: No he querido llamar pretenciosos a los que dejáis por defecto el modelo del móvil en la firma, quizá mi experiencia personal en la que a veces si lo he visto o incluso me lo han dicho a mi me ha hecho verlo de otra forma. Entiendo que puede ser algo útil y que no hay que avergonzarse o esconder el terminal que usamos por “el qué dirán”.)

Quizá esta reflexión os parezca una tontería, pero no soy el único que se lo plantea. Es fácil encontrar en Google otros blogs que se han hecho la misma pregunta.

Y hablando de preguntas, os pregunto yo: ¿os parece útil esta firma? ¿Utilizáis una parecida?


Share