Smiley :).jpeg

Los que me seguís por Twitter habréis notado que suelo usar bastante los emoticonos cuando escribo. A mucha gente le parecen una tontería, pero yo creo que bien usados son algo muy importante en nuestras conversaciones interneteras de hoy.

Haré algo de memoria sobre situaciones que viví hace no muchos años para explicarme mejor.
Ahora no uso el Messenger para nada, hace meses que no entro, pero antes lo usaba a diario como mucha gente hacía y sigue haciendo. El caso es que son incontables las veces que he tenido malos rollos en conversaciones del Messenger que no tendrían que haber ocurrido.
Ocurrieron debido a que mantener un chat en tiempo real con otra persona es totalmente diferente a hacerlo cara a cara. En el Messenger o cualquier otro tipo de chats, no existe la comunicación visual, sólo podemos basarnos en las palabras que la otra persona escribe.
Alguna vez he tenido conversaciones similares a esta:

– ¿Te apetece venirte esta tarde al centro a comprar algo?
– Vale.
– Oye que si no te apetece no pasa nada eh?
– No, si sí que me apetece hombre!
– Ah, es que como has contestado tan secamente…

Insisto en que es una conversación inventada (un poco cutre) pero juro que me he visto envuelto en multitud de ellas. Si por ejemplo a la primera pregunta se hubiera contestado con un “Vale :)” seguro que la apreciación de la otra persona sería totalmente diferente.
El caso es que en el Messenger se puso de moda los emoticonos, pero de una forma asquerosa desde mi punto de vista.
Era entrar y ver como todos los nicks de la gente estaban rodeados de emoticonos y dibujitos, las conversaciones se producían casi más mirando los dibujos o emoticonos que la gente escribía que con las palabras. Obviamente es una exageración pero seguro que todos me entendéis.

El caso es que ahora en Twitter, como decía al principio del post, me veréis utilizando mucho los emoticonos al final de los tweets. Y no es algo que haga porque utilice Twitter como si fuera el Messenger, pero creo firmemente que un emoticono bien usado puede darle un sentido totalmente distinto a una frase. Y siendo Twitter un sitio donde estamos limitados a 140 caracteres, prácticamente muchas veces nos expresamos con única sola frase.
Y no pongo los emoticonos por hacerme el buenrrollero todo el rato, pero en la vida real soy una persona muy expresiva y a la mínima que cojo confianza soy más expresivo aun, por lo que los emoticonos es una forma de intentar expresarme a como lo haría en persona.

Además, un tweet puede ser totalmente diferente si usamos uno o no. Otro ejemplo y este sí que es real y me ha pasado.
Después de escribir un artículo en el blog que gustó bastante me hicieron un reply tal que así: “buen post”. Y sé que la persona que lo decía lo decía de verdad y sintiéndolo realmente pero el leerlo así parece que sea por cumplir o un poco desganado.
Lo que cambiaría ese tweet usando un emoticono es enorme, simplemente escribiendo “buen post :)” al menos yo veo un cambio enorme para bien. Son sólo dos caracteres pero que expresan a veces mucho más que una docena de ellos.

Por ejemplo, ahora en los twitters oficiales de muchas empresas que están ahora muy volcadas en el terreno del social media veo cada vez más como usan los emoticonos para intentar humanizar sus mensajes y que no parezcan escupidos por una máquina. Obviamente en un twitter personal nadie cree que lo esté actualizando una máquina pero esa humanidad que muchas veces se transmite con dos o tres míseros caracteres puede dar la vuelta y mejorar una larga frase. Es algo que comentaba en la famosa Twittche de la tarta de Twitter el viernes pasado con @Coco.

Claro está que mal usados, los emoticonos pueden ser un estorbo, tal y como lo eran (o son) en el Messenger donde la gente los usa sin ton ni son y donde más que leer, miras dibujos.
Así que bien usados, los veo una forma genial de acompañar a nuestros tweets o mensajes en terrenos más personales y desenfadados, por supuesto que en temas serios no es recomendable usarlos.

Sé que muchos de vosotros compartís esta visión sobre los emoticonos, ¿qué tal si seguimos la conversación en los comentarios? 🙂

Imagen cortesía de mi hermano nachoprb conmigo como modelo.

Share