humo

Ya llevamos dos días alejados del humo del tabaco, dos días que pasan rápido y que espero que se conviertan en muchos más sin humo.
Obviamente no fumo, de ahí mi alegría.
Aviso desde ya que este artículo es mi opinión acerca de la nueva ley antitabaco. Ni pretendo dar datos reales, ni que todos estéis de acuerdo con mis palabras, es lo que yo pienso y sobre ello no puedo estar equivocado ni en lo cierto. Es una opinión personal, no un hecho.

Vayamos al grano.

Me alegro enormemente porque ahora ya puedo ir tranquilamente a un bar, estar media horita y no salir apestando a humo de tabaco. Como buen valenciano que soy, el único humo que me gusta es el de los petardos.
No es ninguna exageración lo de la media hora. Los fumadores quizá no lo sepáis porque estáis más acostumbrados a ello, pero para los que no nos gusta el tabaco ni su olor, un simple ratito en un sitio cerrado donde se fume hace que o nos cambiemos la ropa o vamos todo el día con ese desagradable olor encima.

Así que por favor, menos demagogia con lo de “soy libre para fumar”. Fumar es una adicción, causa enfermedades y muerte, y lo peor de todo: afecta a los que no queremos hacerlo. Si yo me bebo una cerveza y al de enfrente mío no le gusta el alcohol no hay problema puesto que esa persona ni la va a oler ni a probar a menos que quiera. Sin embargo los no fumadores nos tenemos que tragar todo el humo de vuestros cigarros queramos o no.
Puestos a defender libertades, qué menos que defender la libertad de los que no queremos fumar, ¿no?

Entiendo que a los fumadores les moleste, pero hay que poner limites a veces. Si no yo podría coger un coche y lanzarme a 240 km/h por la autopista, sin embargo eso es peligros para los demás y por eso hay un límites de velocidad. “Dejadme ir a 240 por hora, que para eso he pagado un coche de 50.000€” podrían decir algunos.

Total, que estoy muy contento con esta ley, que espero que dure muchos años, y espero también que los fumadores dejéis de hacerlo. Es curioso porque casi todos a los que les pregunto afirman que saben que es malo para ellos pero aun así siguen fumando, así que a ver si gracias a esta nueva ley fuman menos o lo dejan por completo.

¿A vosotros qué os parece?

Imagen cortesía de _Hadock_ con licencia Creative Commons.

Share