twittche.jpeg

El viernes de la semana pasada asistí a mi quinta Twittche.
¿Y qué es la Twittche? os estaréis preguntando algunos, pues es la reunión mensual que hacemos algunos usuarios de Twitter de Valencia.
El nombre intuyo que viene porque en Valencia usamos mucho la expresión “ché” para enfatizar frases o quejarnos de algo, de hecho al Valencia CF se le suele llamar el “equipo ché”.

Bueno, que me voy por las ramas, el caso es que como digo aquí en Valencia el primer viernes de cada mes es cuando se produce la reunión más importante de usuarios de Twitter de la zona. Solemos ir a una cervecería y luego de cena.
Yo soy bastante novato, era la quinta a la que asistía en los dos años que lleva haciéndose.

Reuniones twitteras hay en muchísimas ciudades españolas. Es una ocasión perfecta para conocer a esas personas con las que llevamos intercambiando tweets durante mucho tiempo y de ponerles voz a esas pequeñas frases de 140 caracteres.
Y es que el quedar con gente que conoces de internet no tiene nada que ver a cómo era hace no muchos años. Antes era algo mal visto, o al menos algo que se veía de otra forma. Conozco a mucha gente que quedaba con otras personas a través de chats y se la miraba en plan “mira ese, que queda con gente de internet, seguro que no tiene amigos”.
Ahora decir eso sería algo absurdo, quedar con gente a la que conoces gracias a internet es algo bastante más normal, de hecho yo diría que es un paso lógico en las relaciones en internet. Si conectas con una (o varias) personas a través de Twitter, foros, juegos online, etc… ¿por qué no dar el paso y conocerse en el mundo real?

En una entrada de hace meses comentaba que para mi grupo de amigos yo era “el friki” por estar tan metido en internet, todo el tema de las redes sociales y esas cosas. Cuando empecé a ir a las Twittches me daba algo de palo comentar que me iba a quedadas con gente de Twitter, pero he llegado a un punto en el que me da igual. Si alguien ve raro o friki el que quedes con gente a la que aun no conoces en persona pues allá ellos.

Cada vez que conozco a alguien al que sólo conocía virtualmente los voy añadiendo a una lista que he creado en Twitter llamada “Desvirtualizados“. Esa lista está compuesta a día de hoy por 51 personas, y bien orgulloso estoy de haberles podido conocer en persona y tengo muchas ganas de que ese número siga creciendo. Por cierto ya que estamos, si nos conocemos en persona, tienes Twitter y no estás en esa lista, ¡no dudes en decírmelo!

Además, con la gente a la que conoces por internet sueles desarrollar un tipo de amistad “más especializada”. Me explico mejor.
Con nuestros amigos de toda la vida mantenemos la amistad por eso mismo, porque les conocemos de toda la vida. Puede que con el paso de los años dejes de compartir aficiones con ellos pero siguen siendo tus mejores amigos y no hay nada de malo.
Sin embargo, con la gente de internet y ese tipo de “amistades especializadas” que comentaba antes, normalmente es por compartir aficiones o temas que nos apasionan en común, por lo que la amistad que se crea viene dada por esa afición o hobby. Es por eso que normalmente las quedadas con gente de Twitter suelen ir tan bien, porque estás con gente con las que todos los días hablas de cosas que os gustan realmente, y al conocerse en persona es posible liberarse de límites como los 140 caracteres y seguir hablando de esas cosas más naturalmente.
Ojo que no estoy diciendo que las amistades por internet sean ni mejores ni peores que las de toda la vida, simplemente estoy comparando hechos.

Y como decía al principio en mi ciudad, Valencia, tenemos la Twittche, donde una vez al mes gente de todas las edades, gustos, pintas y formas de ganarse la vida nos juntamos y disfrutamos enormemente, donde incluso podemos probar delicias como la tarta con la que se celebró el segundo aniversario, hecha por toda una maestra y genial persona, @chininrequena.

pajarito_twitter_tarta.jpeg

Sé que estas reuniones son muy comunes y se dan en muchos más sitios, ¿vosotros habéis participado en alguna?
¡Contadme vuestras experiencias en los comentarios!

Foto cortesía de Coco*laCoquette con licencia Creative Commons.

Share