felicidad.jpeg

¿Os acordáis del último artículo de la semana pasada? En él contaba que tenía una entrevista de trabajo en Barcelona, mi primera entrevista de trabajo.
Para los que no me sigáis en Twitter tengo una muy buena noticia que contar… ¡me han dado el puesto!

Ahora que ya se ha normalizado todo un poco os daré más detalles.
La entrevista era para el puesto de Community Manager en prácticas en Bloguzz. Vi la oferta la semana pasada y conforme la leía me iba dando cuenta de que era perfecta para mí.

No pedían como algo obligatorio experiencia profesional, buscaban a gente que conociera y utilizara activamente las redes sociales, a ser posible con blog… vamos que como decía parecía hecha a mi medida.
La entrevista era el jueves de la semana pasada en Barcelona, ya que el puesto de trabajo es para allí. Ya tenía pensado viajar a Barcelona ese fin de semana, así que sólo tuve que adelantar mi llegada un día para poder ir a la entrevista.

Esa mañana estaba muy nervioso, aunque a los pocos segundos de empezar la entrevista se me pasaron los nervios y simplemente fui yo, consejo que me dio muchísima gente. El caso es que el tiempo pasaba muy deprisa y yo veía que las cosas iban saliendo bien. Cuando la entrevista terminó pude ver un poco de las oficinas y de saludar a @Coco que también trabaja allí.

Poco más de media hora después de haber entrado salí de allí con muy buenas sensaciones, los contactos iniciales con la gente que pude conocer en la entrevista fueron muy positivos.
Sabía que les había gustado y que me darían una respuesta, positiva o negativa la semana siguiente. Pero no tuve que esperar tanto tiempo, esa misma tarde, cuando estaba a punto de entrar al metro recibo un email en el que me comunican que quieren que me una a su equipo y que empiece cuanto antes, el lunes o martes mismo. Como era muy precipitado les dije de empezar el martes, para poder ir a Valencia a por ropa y demás, ya que inicialmente era un viaje de 4 días.

Así que lo que comenzó como un viaje más a Barcelona de un fin de semana, acabó en un viaje en el que la vida me ha dado un giro de 180 grados.
Tuve que llamar a mi familia y amigos para decirles que mi viaje iba a durar un “poquito” más.

Ahora mismo escribo del tren, estoy volviendo a Barcelona desde Valencia, donde he llenado una maleta con muchísima ropa, cosas personales y cosas para mi nueva casa.
Me ha sido muy difícil elegir qué cosas definían mi vida y meterlas en esa maleta.
De todas formas, jugaba con ventaja porque este fin de semana voy a volver a Valencia, ya que no me he podido despedir bien de mis amigos, y de mi familia muy poco, así que volveré a cargar otra maleta con la otra mitad de mi vida.

Sobre el blog, no hay de qué preocuparse, últimamente escribía entre tres y cuatro artículos a la semana y creo que voy a poder mantener ese ritmo, aunque quizá al principio me sea más complicado mientras me adapto a mi nuevo horario y situación.

Os mantendré informados de mis avances, ¡espero que sean buenos!

Share