No quiero convertir este blog en un sitio donde quejarme sobre algo día si y día también, y prometo que no va a ser así, pero hay cosas que pueden conmigo, los anuncios repelentes.

Parece que está de moda, que es el último grito en la publicidad española, esos anuncios con una cancioncilla pegadiza para que te acuerdes bien de la marca pero hacen que te acabes acordando de los familiares del publicista en cuestión.

Por si tenéis la suerte de no haberlos visto nunca aquí estoy yo para fastidiar:
Donde caben dos caben tres (IKEA):

Ya lo sabía (ING Direct):

Soy, soy, soy (Mutua Madrileña):

Supongo que no serán los únicos, de hecho de Fanta hay varios, pero no es plan de ponerlos todos.

Digo yo que los creativos que idean estos spots no tienen la intención de fastidiar a nadie, sino de meterte la cancioncilla en la cabeza para que te acuerdes de la marca, pero al menos conmigo han fallado estrepitosamente.
Tener por seguro que cuando vaya a contratar algún seguro o abrir una cuenta bancaria ni loco pienso acudir a ING o a Mutua Madrileña sólo de la rabia que me da pensar en ellos debido a sus anuncios.
El caso de Ikea es similar, pero lo peor es que intentan destilar un aire desenfadado y de buen rollo con sus anuncios, ver sino el de “en el salón no se juega” que todo el mundo parecía amar. Yo no lo soportaba.
Y ya que, aunque no me guste, este post va sobre quejas y anuncios repelentes, se merecen una mención de honor los de Linea Directa. Ni puñetera gracia me hacen oiga, y realmente me cuesta pensar que haya gente a la que le guste. Ni con la voz de Peter Griffin consiguen gustarme pero parece que triunfa porque siguen y siguen, cada mes con nuevas versiones con menos gracia que las anteriores.
En fin, que por suerte no todo el mundo es como yo y los anuncios estos no serán un dolor de cabeza para vosotros, no sabéis la suerte que tenéis.

Share