comentarios.jpg

Hagamos amigos….

Es algo que he notado desde que abrí el blog allá por Julio del año pasado (qué rápido pasa el tiempo…), esa gente con la que intercambias comentarios entre tu blog y el suyo y que por lo que sea estás uno o dos artículos sin comentarles a ellos y dejan de comentarte a ti también.
Parece que te comentaban porque esperaban que tu también les comentaras a ellos y como ven que últimamente no lo has hecho no te comentan a ti tampoco.

Son cosas que nunca entenderé, yo cuando comento en otros blogs los hago porque me interesa lo que han escrito, me da igual si luego me comentan en mi blog o no, no es o que busco. Eso sí, cuando comento en otros blogs lo que sí que espero es alguna respuesta por parte del autor del post.
Yo es algo que hago casi siempre. Valoro mucho el tiempo que una persona “pierde” o dedica en leer mis artículos, aunque sean dos o tres minutos, y si encima “pierden” más tiempo comentando, lo mínimo que puedo hacer es responder a ese comentario. Lo comentaba en este post de hecho.
Mucha gente me pregunta que cómo es que tengo tantos comentarios en mis posts y yo creo que es en parte por eso, si tratas bien a tus seguidores fieles y también a los nuevos, se sienten cómodos, vuelven y comentan dejando sus opiniones.

Volviendo al tema principal, por este blog han pasado muchas de esas personas que parece que sólo me comentaban porque esperaban lo mismo por mi parte y como ya habrá quedado bien claro eso no va conmigo. Yo comento en los blogs o artículos que me gustan o me aportan algo, si vienes aquí y me comentas para que yo haga lo mismo en tu blog te has equivocado de sitio y de persona, si quieres que comente en tu blog y me haga fiel dame algo interesante, motívame a hacerlo.

Luego está este otro caso, esa gente a la que no conoces de nada, que ni sabes quienes son porque nunca te han comentado ni los conoces de Twitter ni nada y de repente te dicen que han puesto el link a tu blog en su blogroll, que si tu puedes hacer lo mismo. Este comportamiento quizá lo detesto más.
Que te lo diga alguien al que conoces de Twitter o de comentar en su blog me parece bien, pero esa gente de la que no sabes nada y de repente te lo suelta me parece que tienen mucha cara. Y mi explicación a por qué no me gusta eso es muy sencilla.

En mi blogroll tengo una lista de blogs que sigo diariamente, que me gustan y soy fiel. No voy a poner cualquier blog porque en él hayan puesto al mío. Si te gusta mi blog y lo quieres poner en tu lista de blogs perfecto, hazlo porque de verdad te gusta este, no esperando que yo haga lo mismo.
Por cierto que mi blogroll no lo actualizo desde hace mil, tendré que retocarlo un poco.

Así que si eres de esas personas que cumplen algo de las dos cosas que menciono, no pierdas más el tiempo dejando comentarios esperando que lo haga en tus posts por que sí, y no me avises de que has puesto mi blog en tu blogroll para que yo haga lo mismo, si tu blog me gusta puedes estar tranquilo que antes o después lo añadiré al mío.

¿Vosotros conocéis casos así o habéis tenido experiencias similares en vuestros blogs? ¡Compartidlas en los comentarios!
Ah y que no se me olvide, que tengáis un genial fin de semana 🙂

Imagen cortesía de Laughing Squid con licencia Creative Commons.

Share