one way

Tenía que llegar, el maldito último día del viaje tenía que llegar y nada iba a impedirlo.
Por suerte, nuestro vuelo salía del JFK a las 21:40 de la noche así que teníamos aun bastantes horas del día para aprovechar.

Comenzamos en Union Square (me encanta esta plaza), donde los lunes por la mañana se celebra el Green Market, un mercadillo de comida orgánica muy curioso de ver, con mucha comida con muy buena pinta, pero muy pequeño eso sí, se ve en apenas 15 minutos.

green market

Al ser tan pequeño, partimos antes de lo previsto hacia Tribeca, barrio donde se celebra el Festival de Cine de Tribeca fundado por Robert De Niro. El barrio en sí, aunque tampoco es que nos lo recorriéramos mucho, no tenía nada en especial, quizá nos perdimos algo.

tribeca

El principal motivo para ir allí era porque íbamos a comer a un sitio llamado Bubby’s Pie Company.
Un ambiente muy agradable, generosas raciones (los mac & cheese que me pedí, junto con sus acompañantes era un plato enorme) y un postre como la tarta de lima, sencillamente espectacular. Eso sí, para tarta de lima me sigo quedando con la del PJ Clarke’s.

bubby's pie company

mac & cheese

tarta de lima

Tribeca no está muy lejos del SoHo, y por lo tanto tampoco está lejos de nuestro hotel, así que la siguiente parada después de comer fue, de nuevo, la calle Broadway con Canal Street. Nos volvimos a recorrer las tiendas de la zona, entrando a las que aun no habíamos ido para ver si caían las últimas compras, pero iba a ser que no ya que poco antes de salir por la mañana nos habíamos hecho las maletas y literalmente las teníamos a reventar. Tanto la grande, como la de mano, como la mochila.
Así que como tampoco íbamos a hacer muchas compras simplemente disfrutamos de un paseo por el SoHo, como unos neoyorquinos más.

Se acercaba la hora de ir tirando al JFK, así que volvimos al hotel a por las maletas y nos dirigimos a la estación Grand Central, donde se puede coger un autobús (que sale cada media hora), que por 15$ por persona te deja en el aeropuerto, el NYAS.

Mucho más barato que en taxi (rondando los 50$) y más cómodo que el metro. Como cuando llegamos al autobús aun no había llegado el que nos iba a llevar la empresa que lleva estos autobuses tiene preparado un “autobús espera” con aire acondicionado para que esperes allí sentado en vez de en la calle. ¡Piensan en todo estos americanos!

Llegamos al JFK, pasamos todos los controles y al cabo de poco rato nos embarcamos en el vuelo que nos sacaría del país 🙁

Hubieron varios retrasos debido al mal tiempo que hacía en el estado y nos tuvieron casi 2 horas esperando dentro del avión dando vueltas por ejemplo, así que nuestro plan de visitar Roma (ya que nuestro vuelo hacía escala allí unas horitas) se fue al traste ya que no nos merecía la pena ir del aeropuerto a Roma para estar apenas una hora, por lo que hemos estado un buen rato en el aeropuerto, a lo Tom Hanks en La Terminal.

De hecho, desde aquí escribo este post, en breve saldrá nuestro vuelo para Barcelona y llegaremos por fin a nuestra casa para descansar a tope. ¡Por suerte aun nos quedan 15 días más de vacaciones!

yo en el aeropuerto

El viaje ha sido increíble, cada vez me gusta más Estados Unidos y Nueva York, su cultura, su forma de ver las cosas, de tomarse la vida, de tratar a la gente… Con todos los defectos que tiene las cosas buenas salen ganando para mi, y puedo confirmar algo que ya venía intuyendo, en algún momento de mi vida quiero vivir en Nueva York. No será ahora, pasarán unos cuantos años, pero sé que algún día viviré en esa magnífica ciudad, así de enamorado me tiene.

Espero que os hayan gustado esta serie de posts sobre el viaje, y que os puedan servir si vais a Nueva York en un futuro, aun escribiré algunos más sobre cosas que me han llamado la atención o me han sido útiles, pero los posts estilo “guía de viajes” acaban aquí.

¡Gracias a todos por los comentarios en el blog, Twitter y Facebook!

Share