museo historia natural

Último día completo del viaje, ¡mañana nos volvemos para España!

Al ser domingo nuestra intención era ir a Harlem a ver una misa de gospel en directo. Nos habían recomendado una iglesia a la que van turistas, pero tampoco muchos, la Bethel Gospel Assembly. Es un poco raro porque la dirección del sitio era diferente en su web oficial y en Google Maps, marcaba la misma calle (la 120), pero en cada sitio marcaba una avenida diferente (alejadas entre sí). Nos decidimos por seguir la dirección que venía en su web oficial.

Salimos un poco justos, para llegar a la misa casi a la hora que empezaba, y cual fue nuestra sorpresa que al llegar a la dirección indicada en su web no había ninguna iglesia. Recordé que en Google Maps marcaba otra dirección, así que fuimos andando a toda prisa hasta allá, y efectivamente, allí estaba. Debido a esto, hacía casi media hora que había comenzado la misa y al entrar nos mandaron directamente al segundo piso porque estaba muy lleno el primero. El segundo piso estaba bastante lleno también, pero nos metimos por una puerta.

Era impresionante, estaban cantando con una energía brutal, te contagiaba. Lamentablemente a los dos minutos de estar dentro, como estábamos entre dos filas de bancos ya que no cabíamos en los asientos, un señor nos invitó amablemente a salir al pasillo ya que no cabíamos sentados. Al ver que estaba tan lleno, decidimos irnos. Solo disfrutamos del espectáculo un par de minutos pero se nota que es algo que transmite mucha fuerza y energía, una pena no haber podido ver más.

De todo esto sacamos una valiosa lección por cierto, ¡siempre hay que fiarse de Google!

Este pequeño contratiempo no nos iba a fastidiar la mañana, así que fuimos paseando por Harlem un rato hasta que cogimos un metro para bajar algunas calles, cruzamos Central Park y nos plantamos en el Museo de Historia Natural (el de las pelis de Ben Stiller, sí).

La entrada es brutal, con dos esqueletos de dinosaurios inmensos. Igual que en el MET, no había un precio fijo para entrar, era un donativo. En este caso el recomendado eran 19$ por persona, nosotros dimos 20$ en total por los dos y no pasó nada.

elefantes

leones

El museo es una pasada, tiene muchas zonas y temáticas, pero por ejemplo, cuando hay animales hay réplicas de ellos a tamaño real en mini cuartos con cristal decorados como el hábitat en el que viven. Parecen totalmente reales, de hecho al principio llegué a dudar de si eran disecados.

tigre

En la zona de animales marinos, hay una ballena a tamaño natural gigantesca. Según decía era el animal más grande que jamás ha existido en la Tierra.

ballena

Soy muy fan de los dinosaurios, así que en su zona me lo pasé pipa viendo sus gigantescos esqueletos e imaginándome como serían cuando vivían, con la música de Parque Jurásico sonando de fondo en mi cabeza. Un gran momento.

t-rex

Se hacía la hora de comer, así que bajamos a midtown, comimos una pizza en el Famiglia y hicimos un rato de vida neoyorquina. Paseando por midtown, Times Square, la 5ª Avenida… pero disfrutando de la zona, sin ir “a lo turista” con el mapa delante todo el rato. Eso sí, no pudimos evitar no comprar nada 🙂

naked cowboy

Para cenar esta vez hemos elegido un asiático cerca de Washington Square llamado Café Asean. Es un local muy pequeñito y acogedor, con una terracita en la parte de atrás preciosa, ya que se ve el cielo mientras cenas.
La comida estaba riquísima, de entrantes pedimos unos calamares con salsa de mango deliciosos. Como siempre, el servicio súper atento y amable y el precio medio, unos 28$ por persona.

cafe asean

El día no ha dado para mucho más, nos hemos venido al hotel que se hacía tarde. Mañana nuestro vuelo sale del JFK a las 21:40 así que aun podemos aprovechar una buena parte del día para visitar algún sitio especial y hacer alguna compra de última hora.

¡Qué pena me va a dar cuando se acabe esto!

Recordar que tenéis la guía completa del viaje en el siguiente enlace.

Share