Llevo bastante tiempo usando twitter, más de dos años. Es cierto que no ha sido un uso continuado, ya que al principio twitteaba bastante irregularmente y no fue hasta hace pocos meses cuando lo retomé más en serio.
A pesar de ello, y aunque no haya escrito muchos tweets para el tiempo que llevo, si me he ido fijando en la gente y en cómo usan el servicio. Una gran reflexión sobre lo que voy a hablar ya la hizo Tazzito con un videopost que recomiendo totalmente ver, y hace poco Yahoo lanzó un sitio donde clasificaban a los usuarios también, llamado Know Your Mojo.
Aquí os presento un breve estudio centrado en los usuarios, totalmente improvisado pero no por ello menos cierto, bajo mi punto de vista.
La lista la pongo sin ningún orden en concreto:
– Usuarios endogámicos:
Gente que curiosamente tiene bastantes followers, pero básicamente sólo se relaciona con un núcleo muy pequeño de personas. Hasta cierto punto esto es normal, es imposible relacionarte con 500 ó 1000 followers, lo que ya no veo tan normal y por eso los he metido en este grupo es porque muchas veces no contestan a los replies que se les hacen. Incluso piden recomendación de algo, les aconsejas y simplemente ignoran tu mensaje. Además si te pones en plan cotilla, vas a ver cuánta gente les ha contestado y a lo mejor ves 4 ó 5 respuestas, que tampoco es que tengan tantas que no te hayan leído.
Para colmo, hay veces que sí te contestan, y no una sino varias veces, incluso llegas a mantener conversaciones esporádicas sobre algún tema en varias ocasiones, pero luego te fijas y ni se dignan en seguirte porque no estás dentro de su círculo chupiguay de blogueros súper molones.
Este grupo sería similar a los Divinos de Tazzito.
– Usuarios noticia:
Esta gente normalmente se dedica a twittear noticias, de cualquier índole; deportivas, de actualidad, referidas a internet, etc…
Si bien no molestan y gracias a ellos hay veces que me he enterado de noticias importantes antes que por cualquier otro medio, se echa de menos leer tweets suyos.
– Usuarios eco:
Parecidos a los usuarios anteriores sólo que estos se caracterizan por retwittear a cascoporro. Da igual que sea una noticia, una opinión, una broma de alguien o una foto, el 90% de lo que escriben es eco.
De estos intento seguir a los menos posibles, pero hay algunos que eligen bien lo que retwittean y se siguen con gusto.
– Usuarios voyeurs:
Como su nombre bien indica, esta gente sigue a muchísima gente pero prácticamente nunca escriben, sólo están ahí para leer y algunos para cotillear.
Personalmente cuando alguno de estos usuarios me agrega yo no hago lo mismo. Me gusta seguir a gente que participa no a mirones. Incluso si veo que realmente no escribe absolutamente nada, les hago block y me quedo tan ancho.
– Usuarios de manos rápidas:
Por manos rápidas me refiero a que lo suyo es un no parar, si sumamos los tweets que escriben en un sólo día serían más que los que muchos de nosotros escribimos en una semana. No por ello es malo, lo malo es cuando pasan a ser del siguiente grupo.
– Usuarios TMI:
TMI, siglas que en inglés quieren decir Too Much Information, traducido al español, demasiada información. Es una mezcla de escribir a todas horas sin parar pero muchos de esos twitts son del estilo: “haciendo la comida”, “echando el aceite a la sartén”, “ahora la cebolla”, “ahora el pimiento”, “ahora la carne”, “mirar, ahora una foto”, “emplatando”, “masticando”, “digiriendo la comida”, etc…
Que sólo les falta twittear cosas como: “en el baño, descargando la comida”.
Seguro que hay más tipos, pero tampoco es plan de ponerse aquí a escribir durante horas.
Que conste que no critico o me meto con ninguno (bueno, con los endogámicos chupiguays sí), ya que sigo a todo tipo de ellos, simplemente quería comentar y leer vuestras opiniones acerca del uso y de los usuarios de Twitter. Yo por ejemplo me considero una mezcla de varios, he tenido mis momentos de TMI, de voyeur, de manos rápidas…
Y vosotros, ¿qué tipo de usuario sois? ¿añadiríais más tipos? ¿alguno en particular que os guste mucho o que odiéis?
Foto de Richard Day, sacada de National Geographic.

Share