Si seguís el blog habréis notado que ayer no publiqué ningún post nuevo.
La razón es muy sencilla, simplemente no se me ocurría nada que contar que diera para todo un post.
Este es un blog personal, donde puedo hablar de temas de actualidad y noticias o puede que no, depende del día y de por donde me dé. O sea que no es que ayer no me pasara nada, que precisamente hice muchas cosas, pero no muy 2.0 que digamos.

Es en esos días es cuando Twitter me viene como anillo al dedo. Me gusta escribir y me gustaría hacerlo en el blog, pero si no se me ocurre de qué hablar me desahogo microblogueando. No es fácil escribir en un blog de estas características todos los días, a menos que sea una especie de diario donde cuentes lo que has hecho ese día, y hay veces en las que simplemente la inspiración no llega.
No creo que Twitter pueda llegar a convertirse en un sustituto de los blogs, pero es una buena forma de seguir conectado.

Aun así, sé de gente a la que le encanta escribir pero quizá por pereza se quedan en Twitter o en servicios intermedios como Tumblr o Posterous.
Son sitios que la gente que tiene blogs los suele usar para contar pequeñas cosas que no pegan en su blog  o que son más banales y no merecen un post entero.
Pero también creo que pueden ser una buena forma de iniciarse en el mundo de los blogs para gente que no puede o quiere complicarse la vida pero que sin embargo quiere que su opinión se vea reflejada en internet.

Yo seguiré con el blog tal y como hasta ahora, un post al día de lunes a viernes, quizá algún día en concreto no pueda escribir tal y como me pasó ayer, pero seguiré dando la tabarra en Twitter por ejemplo.

El caso es no perder la sana costumbre de escribir.

Imagen cortesía de net_efekt.

Share