Ayer escribía sobre cosas que odiaba de los blogs y bloggers, así que me parece justo hablar hoy de la otra cara de la moneda, de lo que me encanta de estos temas. Porque a pesar la entrada pesimista de ayer, no todo es malo ni mucho menos. De hecho si todo me pareciera malo no estarías leyendo esto, es más, para mi la parte mala o que odio es un pequeñísimo porcentaje del total.
Así que aquí tenéis, lo que me encanta de los blogs y los bloggers.

De los blogs y microblogs al estilo de Twitter me encanta la inmediatez y la libertad de expresión.
No se si os ha pasado a vosotros, pero en los últimos meses me he enterado de muchas cosas importantes que han pasado en el mundo por Twitter antes que por otros medios.
La muerte de Michael Jackson, de Andrés Montes, de inundaciones en la Comunidad Valenciana, etc…
Realmente “asusta” en lo que se ha convertido Twitter, algo que empezó con la simple y sencilla pregunta de “¿Qué estás haciendo?” ha acabado por convertirse en uno de los medios más rápidos para enterarnos de noticias.

Sobre la libertad de expresión, qué voy a decir, a quién no le encanta poder expresarse sobre lo que quiera sin miedo alguno, sabiendo que habrá gente que le esté leyendo interesada en el tema. Aunque es cierto que en otros países lo de la libertad de expresión, tanto en internet como fuera, brilla por su ausencia, pero también es verdad que a pesar de eso, en estos momentos es más fácil dar algo a conocer que hace años.

También me encanta saber que busque sobre el tema que busque, sé que va a haber alguien escribiendo sobre eso. Desde temas comunes hasta otros rebuscados, podemos encontrar casi de todo, y me atrevería a quitar el casi. Se podría decir que ya está todo casi inventado.

Y sobre todo, me encanta la interacción con otras personas. Es curioso que siendo un medio en el que la comunicación no es física, se puedan crear lazos, vínculos, debates e incluso amistades tan fuertes. Ya sea un escritor de un blog con sus lectores, como los compañeros twitteros con los que compartimos esos pequeños textos de 140 caracteres, es impresionante lo cerca que te puedes sentir de la gente aunque estés a cientos o miles de kilómetros.

Y a vosotros, ¿qué os encanta de todo esto?

Share