Twitter.jpg

Mañana cumplo tres años en Twitter, y lo hacía con el siguiente tweet, una primera frase para nada original la verdad:

“Creándome la cuenta en Twitter.”

¿Y por qué dedicar un artículo a este tercer aniversario mío en Twitter?
Entre otras cosas porque Twitter me ha aportado muchísimo en estos años, varias cosas de mi vida han cambiado gracias a esta página, y eso que a priori se escondía bajo la inofensiva frase de “¿Qué estás haciendo?“.

Mi relación con Twitter durante estos tres años ha sido bastante errática.
Al principio me ceñía totalmente a lo de “¿qué estás haciendo?”, y escribía tweets del estilo: “comiendo”, “viendo Los Simpsons”, “a punto de salir de casa” y cosas así. Además no tenía interacción con nadie, me encontraba solo y sin conocer a otros usuarios, por lo que al cabo de no mucho tiempo lo dejé de lado.

Pasaron pocos meses y lo volví a retomar, seguía usándolo de la misma manera pero me habían vuelto a entrar las ganas de twittear, lo malo que al volverme a sentir demasiado solo y que no me leía nadie lo volvía a dejar. Así fue mi relación con Twitter más o menos durante el primer año.

Después de esa primera etapa, lo cogí con muchísimas ganas, me puse a seguir a gente (normalmente famosos) e incluso me atrevía a hacerles algún reply.
Además comencé a agregar a usuarios españoles no famosos y comenzaba a intercambiar tweets, a compartir enlaces que me parecían interesantes o graciosos, etc… Más o menos seguí así casi otro año más.

Y más o menos por estas fechas del año pasado lo volví a coger con muchísimas más ganas y de forma definitiva. Comencé a buscar a usuarios de Valencia y que compartieran intereses parecidos. Si no recuerdo mal comencé a seguir a Oswaldo (@arrozconnori), y poco a poco comenzaba a leer cosas sobre quedadas de usuarios de Twitter en Valencia. Empecé a seguir a esa gente ya que eran de mi ciudad y hablaban de cosas interesantes.

Pero la verdadera revolución fue cuando me compré el iPhone 3GS el verano pasado. Anteriormente ya tenía un iPhone de primera generación que compré en la Apple Store de la 5ª Avenida de NY, pero lo tenía sin conexión a internet. Al comprarme el nuevo iPhone, me “obligaban” a tener esa tarifa mensual de datos y desde entonces, al poder twittear ya no sólo desde casa sino desde cualquier sitio mi uso de Twitter se multiplicó exponencialmente.

Comencé a seguir a muchísima gente, a algunos de ellos he llegado a conocerlos en persona. Empecé a usarlo no sólo para hablar de lo que hacía sino para compartir cosas, “chatear” con otros usuarios, aprender y preguntar. Incluso gracias a Twitter, Hootsuite y casualidades de la vida he tenido la suerte de conocer a gente muy especial para mi ahora mismo, así que no podría estar más feliz.

Así que muchas gracias a todos los que me habéis acompañado estos años, espero que sigamos compartiendo tweets y leyéndonos, y espero conocer a mucha gente más.

¡Feliz cumpleaños para mí y feliz fin de semana para vosotros!

Imagen cortesía de Matt Hamm con licencia Creative Commons.

Share