El pasado fin de semana se celebró en Valencia la Dreamhack 2012. Es un evento del que sinceramente no había oído hablar nunca, pero esta vez tuve la oportunidad de pasarme una tarde y satisfacer mi lado gamer.

La Dreamhack es un evento relacionado con el mundo de los videojuegos en el que mucha gente acude con su ordenador para jugar en línea, se juegan campeonatos de juegos como el Starcraft II, Street Fighter o Call of Duty, se dan charlas sobre videojuegos y tecnología y sobre todo, uno se lo pasa muy bien compartiendo su afición con muchísimas otras personas.

Se celebraba en la Feria de Valencia y estaba dividido en dos áreas.
Una de ellas, la Eizo Open, era en la que se jugaban partidas de algunos juegos (cuando fui yo estaban con el Starcraft II), y se retransmitían en streaming con gente de público, speakers animando las partidas, bloggers relatándolas y demás.

Eizo Open

El ambiente era espectacular, no he jugado al Starcraft mucho, ni al primero ni al segundo (bueno, al segundo nada de nada la verdad), pero la intensidad de la partida era brutal, la gente animando y viéndolo le daba un tono a la sesión que no había visto antes. No pude ver la final, que se celebraba ese día algo más tarde, pero no me puedo imaginar la locura que sería con la sala llena a tope viendo jugar a gente de un nivel que tira para atrás.

En la otra área, la más grande, había un poco de todo. Desde varios stands de marcas, como Intel, Nvidia o Red Bull a una tienda de accesorios en la que había capturadoras de vídeo para ordenador, ratones y teclados para gamers, alfombrillas, auriculares… ¡el paraíso de los auténticos jugones!

Escenario grande

Había también un escenario en el que se hacían presentaciones, en el momento en el que yo fui estaban dando premios a varios de los asistentes… si bailaban el Gangnam Style.
Cerca de el escenario había varias zonas dedicadas a partidas online de Street Fighter, Call of Duty y League of Legends. En la que más gente había jugando a la vez era en la de Call of Duty y por lo que pude ver, los equipos de jugadores eran bastante profesionales y las partidas eran espectaculares.

Call of Duty

Más allá de estas zonas, estaba el área donde la gente ponía sus ordenadores propios, los enchufaba a la red y se ponían a jugar en línea sin parar, muy al estilo Campus Party.

La verdad es que me hubiera gustado ver mucho más, pero únicamente me pude pasar el domingo por la tarde donde ya mucha gente volvía a su casa, pero tampoco es algo que me preocupe, a la próxima edición de la Dreamhack pienso asistir el día grande para poder vivir toda la experiencia.

Y que no se me olvide, ¡muchas gracias a @esthertrek y @josejacas por la amabilidad y la visita guiada que me hicieron esa tarde!

Share