hierba.JPG

Ya escribí la semana pasada un post comentando que me había comprado por fin mi primera cámara réflex, la Canon EOS 500D.
Como siempre me gusta hacer cuando compro cosas nuevas, os prometí una review, y después de haber estado haciendo fotos todo el fin de semana aquí la tenéis.

Antes de entrar en faena varias cosas. Si vienes buscando una review profesional y súper detallada de la cámara, no la vas a encontrar. Soy un aficionado novato a la fotografía y en ningún momento vas a encontrar datos súper técnicos y precisos. Simplemente leerás mis impresiones y comentarios sobre el uso que he hecho de ella en esta primera semana, impresiones como ya digo de alguien muy novato.
Con eso aclarado vamos a la review.

Lo primero de todo es la parte física. Como decía, es mi primera réflex, pero no es la primera que tengo entre manos. Mi hermano pequeño tiene la 400D y esta es un poco más grande creo.
El cambio de tener una híbrida como yo tenía antes es enorme. En las manos se siente al instante que es una cámara “más seria”. Tanto por el peso como por la robustez que sientes al tenerla, no tiene ni punto de comparación.

En cuanto a la fotografía en sí, ya comenté la semana pasada que es alucinante, sobre todo para alguien como yo que me adentro en las réflex por primera vez.
Eso sí, es mucho más difícil hacer fotos. A pesar de que tiene un modo “casi automático”, el que más se usa es el modo Programa (P), y la verdad es que me ha costado bastante pillarle el truco, para ser sincero, aun no se lo he pillado.
Muchas fotos me salían sobreexpuestas, y al modificar los parámetros de apertura y velocidad me hacía la picha un lío y al final acababa acertando de pura coña al modificar sin saber bien cómo.
Será cuestión de práctica por supuesto, y también de leer mucho y aprender de los más experimentados.

Lo que sí me ha dejado sin palabras es la capacidad que tiene de enfocar cosas y desenfocar el fondo por ejemplo. La cámara tiene 9 puntos de enfoque y la verdad es que es algo que se nota mucho si vienes del mundo de las compactas o las híbridas. El enfoque automático es rápido y preciso, y si lo pones en manual ya es totalmente configurable a nuestro gusto.

Otra cosa de la que ya os hablé la semana pasada es del ISO. Llega hasta 6400 y en forzado hasta 12800. Lo que quiere decir que saca luz de donde no la hay a simple vista. He hecho fotos en lugares donde había muy poca luz con el ISO a tope y sacaba muchísima luz, me parecía mentira. A 12800 se nota bastante el ruido, pero a 6800 por ejemplo no tanto como esperaba.
Por ejemplo en la siguiente foto, que ya se ve bastante oscura de por sí, yo a simple vista veía muchísimo menos de lo que se puede apreciar en la foto.

patio de luces.jpg

En cuanto al video ya lo comenté, pero a 1080p graba a 20fps, por lo que no es fluido del todo, pero sin embargo a 720p graba a 30fps, con lo que ya lo percibimos como movimiento normal, y la calidad del video es realmente buena.
La semana pasada subí a Youtube un video en el que probaba los enfoques y desenfoques manuales en el modo video, os lo dejo a continuación.



Y bueno, poco más puedo contar. Tengo muchísimo que aprender aun, y tengo muchísimas ganas de ello. Quiero ir haciendo pruebas poco a poco en el modo manual y saber qué es lo que hago, no modificar “al tun tun”.

Ya os iré contando, y como muy tarde, dentro de un mes más o menos a ver si escribo otro post con mis impresiones en todo este tiempo.

Share