ipad trabajo

Ya os comenté hace un par de semanas que me había planteado como objetivo utilizar el iPad en el trabajo. Después de más de 20 días, ya tengo las primeras valoraciones.

Mi principal intención era desterrar la pequeña libreta que utilizaba diariamente y en la que anotaba todo. En este caso, he podido cumplir el objetivo a medias.
No he podido librarme de ella para tomar notas en reuniones, no hay nada más rápido que anotar cosas al vuelo en boli y papel. Las reuniones no son dictados, no te esperan a que puedas copiar y te lo repiten, por lo que sustituir ahí la libreta es imposible. Lo que hago es después de las reuniones paso todo lo que he apuntado en papel a Things, donde además puedo añadir más notas y extender las ideas y darles una fecha de finalización.
Como decía, en este apartado a medias.

En cuanto al calendario, ahí era más sencillo por lo que no ha habido problemas. Acciones muy puntuales como reuniones o cosas que requieren ser hechas en un día y a una hora determinada y no antes son bien fáciles de programar en el calendario nativo del iPad.

El tercer aspecto que mencionaba en el anterior post era el gestionar los datos de los proyectos, y ahí también puedo decir que el iPad es todo un ganador. Datos que antes escribía en hojas e iban quedando en el olvido al pasar de página, ahora los tengo bien guardados y a mano entre Evernote y Things. Os sorprenderéis de lo de Things, pero me he dado cuenta de que como es la aplicación que más utilizo y más tiempo tengo abierta, dejarme allí apuntadas cosas básicas de los proyectos me es muy cómodo.

Lo único malo que tenía hasta entonces era que al utilizar Windows en el trabajo (Windows 7, del que sinceramente no tengo excesivas quejas la verdad), no podía tener Things en el ordenador y poder sincronizar entre iPad y iPhone. Sin embargo, para cuando leáis estas líneas estaré estrenando un nuevo Mac en mi trabajo, por lo que voy a poder tener todo bien sincronizado y liberarme de Windows en todos los aspectos de mi vida, cosa que me hace bastante feliz la verdad.

Dentro de otras pocas semanas volveré para contar qué tal mi experiencia en el trabajo con el iPad y un Mac 🙂

Foto cortesía de Yutaka Tsutano con licencia Creative Commons.

Share