SSD Macbook Pro

Es época de cambios tecnológicos, hace poco que tengo Android, un Nexus 4 de hecho (aunque confieso que estuve también mirando en la página de Samsung los Galaxy…) y ahora acabo de descubrir las maravillas de los discos SSD.
Hace ya tiempo que los discos SSD me hacían ojitos y el leer a conocidos en sus blogs o redes sociales contando sus experiencias me hizo por fin dar el paso.

A modo de breve introducción, un disco SSD es un disco duro de memoria flash, no un disco duro de los tradicionales con la rueda girando y la aguja moviéndose. Es lo más parecido a tener un disco duro que es una llave USB pero grande y de mucha capacidad. Esto lo que consigue es que la velocidad del ordenador incremente mucho, muchísimo.

Y este es el motivo por el que me he hecho con el mío. No es que mi MacBook Pro fuera lento, apenas tiene 2 años, pero se veía que podía dar mucho más de sí. Ya tenía el tope de RAM que admite, 8 gigas y solo le faltaba eso para ser lo mejor que puede llegar a ser.

Los discos SSD son aun algo caros, por lo que la opción de comprarme uno que fuera de mayor capacidad que mi disco actual de 320 gigas la descarté. Al final opté por una solución que es la ideal para mi.
En el lugar en el que estaba el disco duro original del ordenador instalé el SSD de 240gb. A continuación quité el Superdrive (el lector/grabador de DVD) y en su lugar instalé el disco duro original del Mac, de 320gb. Finalmente la Superdrive la monté en una caja externa.

¿Qué tengo al final de esta operación? Un ordenador con dos discos duros y 560gb en total, el principal y donde instalo las apps es el SSD y el original es donde guardo las descargas, fotos y documentos, y el lector/grabador de DVDs lo tengo como externo por si algún raro día necesito de él, que lo dudo, simplemente lo enchufo.

Ya de paso reinstalé Mountain Lion desde cero, por lo que las primeras impresiones han sido brutales, parece un ordenador totalmente nuevo. La velocidad con la que se enciende, apaga, reinicia, abre las aplicaciones… es enorme, ni punto de comparación con el disco duro original.

Para los interesados, opté por un kit que incluye todo, el SSD de Crucial, adaptador para poner el otro disco duro donde la Superdrive, la caja externa de la Superdrive y las herramientas.
Una diversidad de portátiles ya incluyen los discos SSD, pero si tu ordenador no está viejo una solución ideal es esta.

Si estáis dudando en cambiar el disco duro a un SSD, ¡dejad de dudar y lanzaos a ello!

Share