ipad.jpg

Y es que siendo gran fan de Apple y sus productos, ¿cómo no iba a querer uno?
Es curiosa mi evolución con respecto al iPad. Cuando vi la keynote de su presentación en directo junto con la #pandillamac valenciana eché pestes sobre él a más no poder.
Luego en casa vi el video de la presentación y mi opinión empezó a cambiar. Es muy distinto ver sólo fotos que verlo en acción, y ya empezó a picarme el gusanillo. Incluso escribí un artículo en el que decía que no descartaba comprármelo.

Durante este tiempo (eso fue en Enero) se han empezado a ver imágenes y vídeos de aplicaciones desarrolladas exclusivamente para el iPad, donde se ve que claramente no es un simple iPod Touch con mayor pantalla, y algunas de ellas como Evernote o Twittelator son una pasada. Sin contar con las tres de iWork que son pura maravilla.

Mi opinión hasta hace poco era que sí, que me acabaría comprando uno pero que me esperaría al siguiente modelo que supuestamente presentará Apple dentro de un año, en el que también supuestamente habrá cámara frontal y mejoras. Pero claro, supuestamente. Con Apple no te puedes fiar, que llevamos tres modelos de iPhone y ni rastro de cámara frontal, ya veremos si este verano se deciden a ponerla en el iPhone nuevo.

Entonces llega el día en que el iPad sale a la venta, salen nuevos vídeos de Apple, empiezas a leer reviews y para colmo ves un pedazo de video podcast en el blog de Pedro10 donde tres amigos, de los primeros españoles en tener un iPad, se reúnen en una azotea para comentar qué les parece y es cuando por fin digo: en cuanto tenga dinero suficiente, me compro uno seguro. Salvo que me cueste reunir tanto ese dinero que para entonces esté muy cerca el presunto iPad 2 claro, que entonces sí esperaría.

Y el caso es que creo que el iPad es perfecto para mí. Ya lo he comentado por mi Twitter, y mucha gente cree que me estoy intentando autoconvencer de que quiero uno, y puede que sea así, pero sinceramente creo que le daría un uso brutal.
Paso mucho tiempo delante del ordenador al día, para cosas serias pero también por ocio. Y sinceramente el tiempo que paso de ocio es un auténtico coñazo tener el MacBook en las piernas, con el calor que da, lo pesado que resulta al cabo de un tiempo y sobre todo con el ruido de los ventiladores que es cada vez más insoportable.
Un iPad relegaría al MacBook a la mesa de mi habitación, donde se quedaría para cuando necesitara escribir muchísimo. El resto de cosas las haría con mi iPad tranquila y cómodamente en el salón o donde fuera. Además que últimamente estoy viajando mucho, y sacarme el portátil en el tren es un coñazo, y una molestia para mi y para el resto por los ventiladores. Con el iPad tendría una pantalla lo suficientemente grande como para poder disfrutar bien de películas o series de forma mucho más cómoda.

Resumiendo, que como decía en cuanto logre ahorrar lo suficiente me voy a comprar un iPad, eso lo tengo clarísimo. Lo que no tengo tan claro es cuánto tiempo me va a llevar ahorrar ese dinero, ya que no encontrando trabajo estará complicado.
Y sí, muchos diréis que estoy buscando motivos chorras o donde no los hay para justificar esa compra y que es un capricho.
Pues también digo que sí, que es muy posible que sea un capricho. ¿Pero no hago daño a nadie no? Si en algún momento me lo puedo permitir, ¿acaso es malo comprarse un capricho?

Share