Hace ya un mes desde que me hice con el iPhone 6 Plus, tiempo más que suficiente para analizar qué tal es el uso del iPhone más grande de Apple.

IPhone 6La verdad es que me lancé un poco a la piscina con el iPhone 6 Plus, no vi de cerca ni toqué ninguno hasta que me compré el mío. Realmente tampoco era tan arriesgado porque dentro de los 15 primeros días después de la compra podía devolverlo a Apple y cambiarlo por el iPhone 6 sin ningún problema, de hecho ese era mi plan, si en 15 días no me adaptaba a un dispositivo de 5.5 pulgadas, lo cambiaba por el iPhone 6 y listo. Pero no fue el caso.

Empezaré con lo más obvio, sí, es un teléfono ENORME.
Desde el primer momento lo notas y ya te haces a la idea de que vas a tener que modificar la manera en que te manejas con tu móvil. Salvo para consumir (leer Twitter, Facebook o Instagram), para el resto de acciones ya sabes que vas a tener que usar las dos manos siempre.
De todas formas la verdad es que acostumbrarse a esa pantalla ha sido más fácil y rápido de lo que pensaba, de hecho ahora cuando utilizo un móvil más pequeño me parece ridículamente pequeño, cuando en realidad es el iPhone 6 Plus que es muy grande.

Al principio intentaba hacer casi todo con una mano, pero muy rápidamente te das cuenta de que sobre todo para escribir tienes que utilizar ambas manos. Y realmente no es ningún drama, me acostumbré realmente pronto y no hay casi ninguna situación en la que sujetar el iPhone con las dos manos me suponga algo incómodo.

No he tenido ningún problema en llevarlo en el bolsillo de mis pantalones, durante este mes he llevado pantalones más anchos y otros más skinny y la verdad que en ninguno sobresale por fuera del bolsillo y aunque es cierto que abulta más que otros teléfonos, tampoco es algo realmente exagerado.

Sobre el tema del bendgate no entraré mucho en detalle ya que desde el principio me ha parecido algo realmente absurdo. El mío sigue totalmente plano.

Lo que más me ha sorprendido, además de manera muy positiva, es la batería.
Antes cargaba mis iPhone cada noche, y durante los fines de semana, que le doy más uso, tenía que cargarlo por la tarde si iba a salir por la noche si no quería quedarme sin batería.
Sin embargo ahora lo cargo cada dos días, y en fin de semana llego al final del día con un buen porcentaje de batería aun y sin haber tenido que cargarlo a mitad del día.
Ya había olvidado lo que era no tener que depender del enchufe.

La cámara es una maravilla y las fotos nocturnas son espectaculares (mirad abajo). Hace ya tiempo que para mis viajes confío únicamente en el iPhone, y ahora con más razón.

Lisboa

También lo he usado para bajar a correr con una funda para el brazo que me compré en Amazon. Dejando de lado lo ridículo o no que pueda parecer, que a mi me da bastante igual, no es realmente molesto (no creo que haya mucha diferencia entre llevar en el brazo un iPhone 6 y un 6 Plus por ejemplo).

Confirmado, se puede salir a correr con el iPhone 6 Plus. Parece incómodo pero no lo es

Una foto publicada por Álvaro Paricio (@alvaroprb) el

El uso que le doy al iPhone 6 Plus no ha cambiado realmente mucho respecto a otros iPhone, pero sí noto que veo más vídeos que antes. La aplicación de YouTube ya es parte de mi pantalla principal y es de las que más uso, ver vídeos en una pantalla de 5.5 pulgadas es una gozada.

Resumiendo, estoy súper satisfecho con él. Para un teléfono me parece el tamaño ideal aunque entiendo completamente a quienes lo ven demasiado grande y nunca apostarían por él. En mi caso, para el uso que le doy y las expectativas que tenía, es el tamaño perfecto. Si antes ya usaba cada vez menos mi iPad Mini, ahora ya lleva el pobre un mes sin apenas haberlo tocado, y va a convertirse en mi último iPad sin ninguna duda.

Ahora ya solo espero que los desarrolladores empiecen a explotar realmente este pedazo de pantalla, estoy seguro de que se pueden hacer muchas más cosas y tengo muchas ganas de ver cómo van a evolucionar las apps en los próximos meses.

Share