Como casi todos sabréis, hoy 4 de Septiembre de 2010, se inauguraba la primera Apple Store de España, en Barcelona.

Siendo maquero/fanboy, era un evento que no me podía perder por nada del mundo, incluso retrasé medio día mi visita a Valencia para no perderme este acontecimiento. Viajar a Valencia lo hago cada mes o menos, asistir a una inauguración de una Apple Store es algo que por desgracia no se ve tan a menudo.

Sabía que habría gente haciendo cola para entrar los primeros desde el viernes por la noche, pero sin dudarlo descarté esa opción y me planté con @eva_rodri en La Maquinista (el centro comercial donde está la tienda) sobre las 9 de la mañana (abría a las 10).

Me imaginaba que habría mucha gente, pero ni de lejos la enorme cantidad de personas que ya había haciendo cola. Era increíble ver pasillos y pasillos llenos de gente. La cola por cierto muy bien gestionada y controlada por personal de allí.

Estábamos muy alejados de la entrada y escuchábamos a la gente que sí estaba cerca de la entrada cantar, corear nombres, gritar.. un ambientazo total.
Además haciendo gala de ese espíritu Apple, salían empleados y repartían cafés y aguas entre la gente.
Y cuando ya quedaba poco para las 10, los empleados corrieron alrededor de toda la cola chocando las manos de la gente.

A las 10 se abrió la tienda y en unos 25 minutos pudimos entrar. En la entrada, debajo de la gran manzana, había unos cuantos empleados que nos hacían “pasillito” mientras gritaban y nos chocaban las manos.
Además, nos dieron una camiseta de regalo.

Una vez dentro el ambiente era impresionante. Un local enorme, con muchísimas mesas y productos para tocar y probar, la Genius Bar, empleados de Apple por todos lados, gente a reventar, música a buen volumen…

Los empleados eran MAJÍSIMOS, se nota que han contratado a gente muy simpática, para nada se nota una actitud forzada. Es gente que realmente ama a la marca para la que trabaja y eso es básico, te contagian de ese buen rollo.

Me compré el Camera Connection Kit del iPad, probé el Magic Trackpad (espectacular), aprovechando el Wi-Fi hicimos algún FaceTime…

Lo único que eché en falta: no tenían fundas traseras para el iPad, ni el plastiquito transparente para la pantalla del iPad, ni Bumpers ni fundas para agarrar el iPhone 4 al brazo para correr. Pero bueno, cosas menores que no enturbiaron la brutal experiencia que se vivía allí.

Y lo mejor era que no sólo disfrutamos de esa experiencia los típicos frikis veinteañeros o treinteañeros, había familias enteras, desde niños hasta gente muy mayor, de todas las tribus urbanas que os podáis imaginar…
Decidme qué otra empresa consigue eso hoy en día (empresa, no deporte).

Esa es la magia de Apple y me alegro mucho de haber participado en un día tan especial.

Share