ipad

Por fin, después de un mes y un día desde que saliera en España, por fin pude tener en mis manos mi iPad, el pu** iPad.
Y lo digo así porque mira que le ha costado llegar al desgraciado.

Los que me seguís por Twitter estaríais cansados de leer quejas mías sobre lo que tardaba en llegar el modelo que yo quería (3G de 32GB), pero que conste que si leíais esas quejas era porque queríais, que nadie os obliga a seguirme que yo sepa.

El caso es que tardó mucho, lo reservé el mismo día que salió en un Corte Inglés de Valencia, ya que lo quiero pagar financiado a un año y a mi por llevar tan poco tiempo trabajando no me lo financiaban, por lo que lo pagó mi padre. Como decía, ni reservándolo el día que salió me llegó pronto. Conozco a gente que lo pidió a mitad de Junio y a los 6 días lo tenía en su casa, y claro yo estaba que me tiraba de los pelos.

De todas formas, durante la espera pude disfrutar de otros iPads, con lo que cuando me llegó por fin este lunes “lo tenía dominao”.

Me llegó a la vez que la micro sim de Movistar, que te dan gratis si amplias tu tarifa de internet del iPhone de 15 a 25 euros mensuales. Así que la metí, la activé, probé que tanto en wifi como en 3G iba genial y poco más pude hacer porque tenía que volver al trabajo.

No fue hasta el lunes por la tarde-noche cuando lo pude probar en serio.
Lo primero que hice fue comprar Twittelator y Reeder. Con Reeder estoy contentísimo, es un lector de RSS que sincroniza con nuestra cuenta de Google Reader fantástico. Es muy visual, intuitivo y cómodo de usar. Con Twittelator no tengo tan buenas palabras de momento, hay algunas cosas que no me acaban de gustar, pero espero que se solucionen con futuras actualizaciones.

¿Y qué os puedo contar que no hayáis podido leer en otros blogs? Pues a estas alturas, nada.
Estaréis cansados de leer artículos sobre el iPad, o incluso vosotros o alguien cercano tendrá uno y lo tendréis más que aborrecido, así que poco más puedo decir a parte de que es LA LECHE.

Al tenerlo en mis manos me viene una sensación similar a cuando me compré el primer iPhone a los pocos meses de que saliera en U.S.A. Es la sensación de tener un gadget “del futuro”. Algo que podíamos imaginarnos o ver en películas hace algunos años ahora lo tenemos en nuestras manos.

Sobre las aplicaciones, la verdad es que los desarrolladores están aprovechando ese pedazo de pantalla a tope, hay algunas muy curradas. Aun así, faltan muchas aplicaciones importantes (Facebook, la oficial de Twitter, Flickr…) pero nada que no se vaya solucionando poco a poco.

En resumen, que estoy contentísimo con mi iPad, y le voy a dar muchísimo uso. Mi pesado, caluroso y ruidoso MacBook blanquito va a tener que irse acostumbrando a no moverse mucho de la mesa donde lo tengo.

¿Vosotros tenéis uno o lo habéis podido probar? ¿Qué os ha parecido?

Share